Límites en la protección de una marca

En un primer post hablamos de la protección de una marca,  ahora continuamos con la descripción de los límites que genera la registración.

Una marca es el sello que distingue un producto o un servicio de una empresa a otra. Es el elemento que hace que un determinado producto o servicio, tal vez con parecidas o similares características, sea distinto de otro.

Con la registración de la marca podemos hablar de la generación de 3 clases de límites de protección.

1) Espacial: Dado por la territorialidad, significa que la marca se circunscribe al ámbito territorial del país en el que se efectúa el registro.

2) Temporal: Resulta dado por el plazo de concesión de la marca, que en Argentina es de 10 años y puede ser renovado indefinidamente por períodos idénticos si cumple con los requisitos.

3) Principio de Especialidad: Significa que se protege una marca en relación con la clase en la que se ha efectuado el registro, es decir para los productos o servicios para los que ha sido registrada. Esto permite la coexistencia en el mercado con marcas iguales en la medida que no haya confusión.

¿Qué derechos confiere el registro?

La marca registrada confiere el derecho exclusivo de uso. Implica la posibilidad de excluir a otros del uso de una marca igual o similar que pueda producir confusión en el consumidor.

La marca registrada es un derecho de propiedad para su titular, y como tal puede ser transferida, a título oneroso o gratuito, o bien su uso puede ser autorizado a terceros.

La autorización de uso a terceros habitualmente forma parte de un contrato de licencia o de franquicia.

Escrito por Carlos Federico Lavigne, Abogado especialista en propiedad intelectual y egresado de la UTDT.

La protección de una marca

Un nuevo producto es una idea de negocio. No importa que sea un producto novedoso o similar a otro que existe en el mercado. Un nuevo producto puede surgir por infinidad de motivos comerciales y tenerlos en claro es importantísimo para la creación de la marca.

Por eso, una nueva marca es, en principio, el nombre de una nueva idea de negocio. Sea el negocio que sea. Una marca es un término, un símbolo, un diseño o una combinación de todos, que identifica los productos o servicios de un vendedor y los diferencia de los competidores.

Muy importante es no confundir Producto y Marca. El Producto es aquello que la empresa fabrica, mientras que Marca es aquello que la empresa vende. Las Marcas exitosas tienden a diferenciarse del Producto.

El Producto ha dejado de ser lo más importante, ya que el futuro de cada empresa depende de la valorización y la protección de sus Marcas. Es lo que agrega valor al producto o servicio en relación a otro igual desarrollado por la competencia.

¿Por qué se debe registrar y proteger una marca?

Las empresas omiten la inscripción de sus marcas comerciales. La razón es sencilla y entendible: se puede operar perfectamente en el mercado de productos y servicios sin necesidad de inscripción alguna.

No obstante, conviene plantear las ventajas de obtener el registro, desde dos enfoques:

1) Desde el económico: La marca registrada al conferir a su titular un derecho exclusivo para utilizarla, pasa a integrar el patrimonio de quien la inscribe y a constituir uno de los principales activos de la empresa.

2) Desde el preventivo:
Resulta importante registrarla, pues si ésta se utiliza, desconociéndose si un tercero posee un registro previo idéntico o similar, pueden estar vulnerándose derechos ajenos que, eventualmente, podrían exigir el cese de su uso, con todos los perjuicios que ello implica.

No todo acaba con el registro. Es necesario, posteriormente para proteger el registro propio, vigilar las peticiones de nuevas marcas que se soliciten.

Escrito por Carlos Federico Lavigne, Abogado y egresado de la UTDT.